Poema Sergio burgos

Apenas él le leia  el poema, a ella se le palpitaba  el corazon  y caían en fallos , en salvajes caricias , en memorias exasperantes . Cada vez que él procuraba besarla las caricias, se enredaba en un momento magico  y tenía que envolucrsarse el uno con el otro , sintiendo cómo poco a poco mejillas se son rojaban , se iban abrasando, besando , hasta quedar tenido como el momento  de amor al que se le han dejado caeren tentacion . Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los pensamientos , consintiendo en que él aproximara suavemente sus brazos. Apenas se entrepiernaban , algo como un dolor  los afrijia , los exitaba  y sorperndia , de pronto era el abrazo , la caricia fuerte  de las caricias , la mira  de re ojo , los besos del amor  en una sobrecarga de amor . ¡he! he! acostados en la cama del papa, se sentían pecadores, malos y enfermos. Temblaba el piso , se vencían las rosas , y todo se rvolvia  en un profundo silencio, en sabanas de algodon, en caricias casi crueles que los exitaban  hasta el límite de las nubes .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s